Blog

Noticias relevantes para tu empresa

Home/Artículos/Año nuevo…Empresa nueva. Las claves.

Año nuevo…Empresa nueva. Las claves.

Año nuevo…empresa nueva.

Al igual que las personas, las empresas también se llenan de buenos propósitos ante el cambio de año ¿Cómo podemos convertir esos buenos propósitos en algo cercano a la realidad y que no caiga en “saco roto”? A continuación ofrecemos algunas claves (sencillas y prácticas, como es costumbre) que os podrán ayudar.

Es habitual pensar en los cambios de ciclo como una oportunidad para mejorar o cambiar lo que no nos gusta. Quizá en las empresas con mayor razón ya que el cambio de ejercicio supone poner a cero el contador de la cuenta de resultados, nuevos presupuestos y, probablemente, nuevos planes operativos. No nos debe desanimar que no cumplamos al cien por cien todo lo que nos proponemos, si nos hemos esforzado, es seguro que no estaremos igual que el año anterior, es cuestión de saber apreciarlo y moderar nuestra ambición. No obstante, el esfuerzo puede ser más efectivo y eficaz si está enfocado (para no dar “palos de ciego”) y se utiliza una herramienta adecuada. En concreto, os propongo tres pasos:

  1. Elige lo importante.
  2. Traza un plan de acción.
  3. Rompe la pauta.

Primer paso: elige lo importante.

¿Cómo saberlo…? ¿Hay tantas cosas…? Te propongo una sencilla herramienta que encontrarás en nuestra página web (descargar herramienta), de donde te la podrás descargar. Ya sé que conoces el DAFO, que lo has utilizado en otras ocasiones,…, pero, aparte de que sigue siendo un procedimiento muy útil y eficaz, nuestra propuesta te guiará y ayudará a identificar lo que es verdaderamente importante con preguntas y ejemplos sobre:

  • Ventaja competitiva.
  • Rentabilidad.
  • Infraestructura.
  • Relaciones comerciales.

Si reflexionas sobre lo que puedes cambiar o mejorar en estas cuatro áreas, puedes estar seguro que encontraras objetivos importantes para el próximo año. Pero claro…, puede que encuentres demasiados o que la importancia de unos sobre otros no sea tan evidente. Es por ello que este primer paso no acaba hasta que no tomes decisiones sobre prioridades, de momento te aconsejo que no seas demasiado ambicioso y que elijas sólo unos pocos objetivos a la vez, del acierto de esas decisiones dependerá tu calidad como empresario.

Hands of man signing contract

Segundo paso: Traza un plan de acción.

En primer lugar se trata de diseñar el plan, por otros de nuestros artículos (Mejora tus resultados) conoceréis los requisitos del plan: concretar de manera muy precisa las acciones que vamos a llevar a cabo para conseguir cada uno de nuestros objetivos, establecer secuencia de las acciones con fechas de inicio y fin, asignar responsables y presupuesto, determinar indicadores clave que nos permitan dar seguimiento a las acciones, prever puntos críticos y eventualidades,…

La segunda parte del plan consiste en llevarlo a cabo, ponerlo en marcha, hacer algo. Esto se consigue, ni más ni menos, que dando seguimiento constante al plan que hemos diseñado en el apartado anterior. En nuestras intervenciones insistimos mucho en pasar a la acción para que no se quede en “papel mojado”, porque realmente es una de las trampas más habituales en la que solemos caer.

Tercer paso: romper la pauta.

No cabe duda que lo que más nos aleja del cambio y la mejora es nuestra forma de ser, nuestra forma de hacer las cosas. Por ello, en primer lugar debemos tomar consciencia de cuando estamos actuando incorrectamente, no como habíamos planeado, y en segundo lugar disponer de un mecanismo que nos ayude a romper la pauta.

Romper la pauta para cambiar de hábitos puede ser la parte de mayor dificultad, estamos hablando de liderar el

Diverse group of business team with hands together

cambio, de comunicar apasionadamente tu visión y que tus colaboradores te sigan con convicción. Esto se puede conseguir con un pensamiento, una frase o un eslogan que, personalmente, te lo creas y que cale en el resto de la organización, para utilizar en el momento adecuado como algo indiscutible. Algo del estilo: “haciendo lo mismo conseguiremos los mismos resultados”, “esto ya no se hace así”, “no es el estilo de 2017”, “sólo admitiremos pensamientos positivos”. O preguntas del tipo: “¿Esto nos ayuda a conseguir los objetivos?”, “¿Esto contribuye a llevar a cabo el plan?”, etc.

Espero que nada de esto sean sólo palabras que suenan bien y que disfruten de un próspero año 2017. No les descubro nada nuevo, la solución está en su negocio, sólo les recuerdo que lo hagan, solos o con ayuda.

Antonio Calvo – Director General de Impulso Coaching de Negocios

Written by

The author didnt add any Information to his profile yet

Leave a Comment