Blog

Noticias relevantes para tu empresa

Home/Artículos/Auto motivación de vendedores – Por Meritxell Jimenez-eguizabal

Auto motivación de vendedores – Por Meritxell Jimenez-eguizabal

“Sillicon Valley era un sitio donde fracasar no suponía un desprestigio, todo el mundo entendía que si ibas a trabajar en innovación ibas a fracasar muchas veces y nadie se avergonzaba de ello”, recuerda. Aprender de los errores ha sido una de las claves de su éxito. “Por cada una que no funcione aprenderás algo y eso te guiará en tus próximos intentos; es muy duro para el ego, pero muy bueno para el cerebro”, Carver Mead.

Taller de motivación a vendedores. Empresa que lleva 30 años en el mercado. Ha sabido hacerse un hueco y  mantenerse con gran esfuerzo y trabajo. La empresa valora la formación a sus empleados y este taller se organiza para trabajar la actitud del equipo comercial a través de Técnicas de Coaching.

El equipo se siente en general desmotivado porque les cuesta mucho trabajo, muchas llamadas llegar a los objetivos que necesitan. Vender es duro cuando recibes tantos noes a lo largo del día, de la semana, del mes, del año. Se sienten frustrados, fracasados, desmotivados.

Eso es algo que preocupa a la empresa ya que son conscientes de que el éxito de las ventas depende de la motivación del equipo comercial y es lo que vamos a trabajar esta tarde.

El taller comienza hablando como siempre de la importancia de nuestra actitud y de dar el 100%. No recuerdo en que momento dije la frase “Me gusta recibir un No por respuesta “cuando vi que todos empezaron a desahogarse con frases como:

“Comenzamos hace 30 años, abrir mercado fue duro, no nos conocía nadie. Sin embargo ahora nos encontramos con clientes que visitamos y tienen otras tantas ofertas en la mesa y muchas de ellas con precios mucho más bajos que nosotros”

“Me desmoraliza recibir tantos noes en mi trabajo. Llega un momento que siento que estoy trabajando para nada”

“Necesito resultados para rendir en mi trabajo. Vender en estas condiciones me resulta cansado y frustrante”

“No me importa recibir un no, me agobia recibir muchos”

Que a nadie nos gusta recibir noes y que los vemos como un fracaso está muy claro. En una cultura como la nuestra orientada hacia el logro, el éxito y el triunfo hacen que afecten a nuestra autoestima haciéndonos dudar de nosotros mismos. Un puñetazo en el estómago que nos puede dejar en poco tiempo fuera de combate.

Trabajar sin resultados es durísimo y la realidad es que muchos comerciales tienen que realizar un gran número de llamadas para concertar una cita y muchas citas para vender su producto. Si tú eres el caso  de que te cuesta reponerte al no de los clientes, temo decirte que te costará más vender que a aquellos que  sepan utilizar esa situación para aprender a mejorar habiendo desarrollado su resilencia; es decir sobreponerse  a contratiempos e incluso salir fortalecido de ellos.

Te diré además que no eres el único que para llegar a un éxito has tenido que pasar por muchos fracasos, personajes Abraham Lincoln, uno de los grandes líderes de EEUU  fue derrotado en 26 campañas para optar a un cargo público, a Walt Disney le despidieron de un periódico por no tener buenas ideas y carecer de imaginación, Carrie de Stephen King fue rechazada 30 veces; 20 Dune de Herbert solo 20 veces; Proust cansado de escuchar noes decidió pagar a alguien para que le editara, y a Kipling le dijeron que no sabía dominar la lengua inglesa.

Bueno está claro que muchas veces no vamos a conseguir el éxito en el primer intento, incluso que en muchas ocasiones costara que llegue, ¿Cómo hago para no caer en el desánimo?

Pues PACTA contigo mismo.

Pasión. Es la gasolina para que puedas trabajar todos los días. Es lo que te genera potencia para avanzar a pesar de las dificultades. Además un vendedor que trasmite pasión por su empresa, un vendedor que habla de su empresa como la mejor empresa contagia su entusiasmo al prospecto.

Autoconfianza en uno mismo,  Si haces todo lo que está en tu mano no tienes por qué sentirte mal o culpable. Sigue formándote en seminarios, leyendo artículos y buscando en internet. No te quedes parado. Ten confianza en ti mismo. Tú puedes.

Constancia. Los vendedores a veces vivimos por altibajos, por picos. Intenta ser constante en tus llamadas, en tus visitas, en el seguimiento. Controla tu actividad  para que no te engañes a ti mismo y sepas si has sido productivo o no ese día.

Trabajo. Dar el 100% en tu trabajo. Por lo menos intentarlo, ir con esa actitud a la oficina a vender. Por supuesto algún día no podrás dar ese 100% porque todos somos humanos, pero inténtalo.

Automotivación. Eres la persona que mejor te puedes motivar. Nadie te conoce mejor. Es bueno que te dejes motivar por tu equipo, por tu jefe, pero auto motívate poniéndote metas y objetivos y prémiate por supuesto al conseguirlas.

Por lo tanto en tu mano no está cambiar la realidad de la calle, ni la situación económica, pero si puedes con tu actitud cambiar la manera en la que puedas vivirla.

Siempre digo lo mismo, que es un turre, pero es así: todo depende de tu actitud.

Meritxell Jimenez-eguizabal

Entradas anteriores:

El Mentoring o cómo dar ese paso que deseas – Por Santiago Torre

¿Buscas en la zona oscura o haces como el borracho del chiste? – Por Santiago Torre

¿Eres de los que se quedan con la trompa o de los que descubren detrás al elefante?

La planificación es el camino más sseguro y fácil para llegar a tus objetivos – Por Salvador Minguijón

Positiva las incidencias y transfórmalas en micro objetivos – Por Pedro Cerdán

Empresa, agujeros negros y cuarta dimensión – Por Pedro Valladolid

La esperanza es lo último que se pierde – Por Santiago Torre

10 sencillas acciones para mantener a tu equipo motivado.

¿Técnica o actitud? ¿Recadero o solucionador?

52 micro objetivos. La solución a los temas pendientes – Por Pedro Cerdán

 

 

Written by

The author didnt add any Information to his profile yet

One Response to “Auto motivación de vendedores – Por Meritxell Jimenez-eguizabal”

By Juan Carlos - 15 abril 2015 Responder

Sin oposición no hay superación. Los noes son necesarios. Cuando recibo un no y después del primer impacto, que suele ser la decepción, enseguida me preparo para el siguiente: revisión mental de todos los pasos que me han llevado hasta allí, uno por uno, ¿qué podría haber hecho de otra forma? ¿cómo lo haré cuando se presente un caso similar?, análisis y…. a por otro.
Gracias Meritxell.

Leave a Comment