Categoría : Artículos

Home/Categoría Artículos (Page 38)

El oso del zar – Por Jorge Bucay

Ésta es la historia de un sastre, un zar y un oso. Un día, el zar descubrió que uno de los botones de su chaqueta preferida se había caído. El zar era caprichoso, autoritario y cruel. Así que, furioso por la ausencia del botón, mandó a buscar al sastre y ordenó que a la mañana siguiente fuera decapitado. Nadie contradecía al emperador de todas las Rusias, así que la guardia fue hasta la casa del sastre y, arrancándolo de entre los brazos de su familia, lo llevó a la mazmorra para que esperara allí su muerte. Al atardecer, cuando el carcelero le llevó la última cena, el sastre meneó la cabeza y musitó: “Pobre zar”.

Leer más

¿Cómo se abrió el sendero? – Por Paulo Coelho

Un día, un becerro tuvo que atravesar un bosque virgen para volver a su pastura. Siendo animal irracional, abrió un sendero tortuoso, lleno de curvas, subiendo y bajando colinas.

Al día siguiente, un perro que pasaba por allí usó ese mismo sendero para atravesar el bosque. Después fue el turno de un carnero, lider de un rebaño, que, viendo el espacio ya abierto, hizo a sus compañeros seguir por allí.
Más tarde, los hombres comenzaron a usar ese sendero: entraban y salían, giraban a la derecha, a la izquierda, descendían, se desviaban de obstáculos, quejándose y maldiciendo, con toda razón. Pero no hacían nada para crear una nueva alternativa.

Leer más

Te llamo para que me chilles – Por Santiago Torre

Tras oir a Lucas contar su experiencia con MovilandiaMarcos se quedó con la ilusión de encontrar por fin a un operador que le tratara como un cliente y no como una molestia y contactó con ellos para portar todas las líneas de la empresa hacia ellos.

Leer más

Tendría que… pero ahora no. Si eso, acaso después…

Cuando haya……..

¿Te suena? ¿También tú oyes esta cantinela?

McLean postuló y la neurociencia lo ha confirmado posteriormente, que este tipo de mensajes lo recibimos de un trocito de cerebro que heredamos de nuestros antiguos ancestros. ¡Los reptiles!

Es un mensaje que nos viene muy de dentro y que tiene una voz parecida a la de Pepito Grillo.

Leer más

Nasrudín y el huevo – El miedo al fracaso

Cierta mañana, Nasrudín envolvió un huevo en un pañuelo, se fue al centro de la plaza de su ciudad y llamó a los que pasaban por allí:

– “¡Hoy tendremos un importante concurso!”, dijo. “Quien descubra lo que está envuelto en este pañuelo recibirá de regalo el huevo que está dentro”.

Las personas se miraron, intrigadas. Nasrudin insistió:

– “Lo que está en este pañuelo tiene un centro que es amarillo como una yema, rodeado de un líquido del color de la clara, que a su vez está contenido dentro de una cáscara que se rompe fácilmente. Es un símbolo de fertilidad y nos recuerda a los pájaros que vuelan hacia sus nidos. Entonces, ¿quién puede decirme lo que está escondido?”

Todos los habitantes pensaban que Nasrudin tenía en sus manos un huevo, pero la respuesta era tan obvia que nadie quiso pasar vergüenza delante de los otros. ¿Y si no fuese un huevo, sino algo muy importante, producto de la fértil imaginación mística de los sufís? Un centro amarillo podía significar algo del sol, el líquido a su alrededor tal vez fuese algún preparado de alquimia. No, no, aquel loco estaba queriendo que alguien hiciera el ridículo.

Nasrudin preguntó dos veces más y nadie se arriesgó a decir algo impropio. Entonces, abrió el pañuelo y mostró a todos el huevo.

– “Todos vosotros sabíais la respuesta”, afirmó, “y nadie osó traducirla en palabras».

Leer más

La fábula de los dos sacerdotes – La gestión del cambio

Había en Japón dos templos cuyos sacerdotes habían estado enemistados durante siglos. Tal era el enfrentamiento que si los dos sacerdotes se encontraban por la calle desviaban la mirada. 

Los dos sacerdotes tenían a su cargo dos chicos que les servían y hacían los recados. Y temían que al ser unos niños pudieran hacerse amigos al encontrarse por la calle. De modo que uno de los sacerdotes le dijo a su discípulo:
– Recuerda, el otro templo es nuestro enemigo. No hables nunca con el chico del otro templo. Son gente peligrosa. Nunca te fíes de ellos. Evítalos como se evitan las enfermedades. ¡Evítalos como si fuera la peste!.

Estas palabras despertaron el interés del chico… acostumbrado a grandes sermones… a escuchar extrañas escrituras cuyo lenguaje no era capaz de entender. No había nadie con quién jugar, ni siquiera con quién hablar. Al oír esta advertencia surgió la tentación. Aquel día se cruzó con el chico del otro templo y no pudo evitar hablarle y preguntar:
– ¿A dónde vas?
El otro chico asimilaba mejor las enseñanzas y a base de escuchar alta filosofía se había vuelto un poco filósofo. Así que respondió:
– ¿Ir? Nadie va y nadie viene. Es algo que ocurre. Voy donde el viento me lleve.

Había oído a su maestro decir muchas veces que así es como vive un Buda, como una hoja muerta que va donde el viento la lleve. Y así continuó:
– Yo no existo. Si no hay quien vaya, ¿cómo voy a ir? ¿de qué tonterías hablas? Soy una hoja muerta. Allá donde le viento me lleve…

El otro chico se quedó estupefacto. No pudo ni responder. Se sintió realmente avergonzado y pensó: Mi maestro tiene razón al no hablar con esta gente. Sí que son gente peligrosa y rara. ¿qué manera de responder es esa? Le he hecho una pregunta simple, de hecho yo sabía adónde iba, los dos vamos al mercado. Una respuesta simple habría bastado. Al regresar le dijo a su maestro:
– Lo siento, perdóname. No te hice caso. Me lo habías prohibido. De hecho me sentí tentado a partir de tu prohibición. Es la primera y última vez que hablo con esa gente tan peligrosa. Le hice una pregunta muy simple, ¿ a dónde vas? y él empezó a decir cosas raras: No hay ir, no hay venir. ¿quién viene? ¿quién va? Soy un vacío total…una hoja muerta al viento…donde el viento me lleve…

– ¡Te lo advertí! Mañana tienes que hablar con él. Espérale en el mismo sitio y pregúntale otra vez: ¿A dónde vas?, y cuando empiece a decir esas cosas, tú dile simplemente: Es verdad, eres una hoja muerta, y yo también. Pero cuando el viento sopla… ¿dónde vas? ¿adónde puedes ir entonces?… dile eso y le avergonzarás. No sabrá que decir. Quedará derrotado. Tiene que hacerlo. Esa gente nunca ha podido derrotarnos en ningún debate. Mañana haz lo que te digo.

El chico se levantó temprano. Estaba inquieto. No paraba de recrear en su mente cómo se desarrollaría la escena. Repetía una y otra vez su respuesta. Es verdad, eres una hoja muerta…es verdad, eres una hoja muerta….  Llegó al lugar en el que esperaría al otro chico, se sentó a esperar y siguió repitiendo: ¿Adónde puedes ir entonces?… ¿Adónde puedes ir entonces? Esta vez estaba preparado. Cuando vio venir al muchacho pensó: ahora va a ver.

– ¿A dónde vas? – le preguntó y esperó su oportunidad…

Y el otro chico respondió:
– A donde me lleven las piernas.

Ni una palabra sobre el viento. Ni una palabra sobre la nada. Ni sobre si existía o no…¿qué podía hacer ahora?. La respuesta que tan eficientemente había aprendido ahora resultaba absurda. Claramente no venía a cuento hablar del viento, ni de las hojas muertas. De nuevo quedó abatido. Se sentía verdaderamente avergonzado por su estupidez mientras pensaba: Desde luego este chico es bien raro… se sabe unas cosas muy extrañas… ahora va y me dice que dónde le lleven las piernas…

Volvió con su maestro y el maestro le dijo:
– ¡Te había dicho que no hablaras con esa gente! Son peligrosos, lo sabemos desde hace siglos. Pero ahora hay que hacer algo. Mañana vuelve a preguntarle a dónde va, y cuando te diga: A dónde me lleven mis piernas, tú dile: Y si no tuvieras piernas?. De un modo u otro hay que callarle la boca.

Y así, al día siguiente, el chico le preguntó al otro:
– ¿A dónde vas? �y aguardó la respuesta.

Y el otro chico dijo:
– Voy al mercado, a comprar verduras.

 

Leer más

Malagón – Gestión del Cambio y Desarrollo del Negocio – Pedro Valladolid y Antonio Calvo

­Los coach de Impulso Coahing de Negocios Pedro Valladolid Borao y Antonio Calvo García impartieron el pasado 02 de Julio de 2014 en Malagón (Ciudad Real) el taller “Gestión del Cambio y Desarrollo del Negocio” con la asistencia de más de 20 empresarios y profesionales.

Malagon 1 web

 

 Con el interrogante: “Y si se acaba la crisis…. ¿Qué haremos?”, la sesión se centró en la adaptación de las empresas a un presente en cuyo escenario cobran especial relevancia aspectos tales como:

  • Nueva actitud de los consumidores
  • Nuevos canales y hábitos de compra
  • Otra forma de entender las relaciones laborales
  • Nuevos competidores
  • Otras políticas de márgenes y precios.

 Los asistentes tuvieron oportunidad durante 2 horas de reflexionar sobre la situación actual de su negocio y trabajar en concebir el futuro que desean para su empresa, adoptando actitudes que posibiliten el avance y consolidación de su actividad.

 Agradecemos desde aquí a Gestoría Palop y al Excmo Ayuntamiento de Malagón su colaboración y compromiso con la comunidad empresarial y el desarrollo económico, al colaborar en la organización y la cesión de las aulas en las que impartir ésta actividad formativa.

 

Leer más

Te hundes como Artax o reaccionas. ¿Qué decides? – Por Salvador Minguijón

Artax se queda inmóvil. Se había hundido hasta el vientre. Y no hacía nada por librarse.

El noble, valiente e infatigable caballo de Atreyu se hunde inexorablemente en el fango de la tristeza que rodea a la desesperanza, personalizada en la egocéntrica Morla.

En esta ocasión Artax se llama José Manuel. Durante años ha sido un comercial de éxito pero la crisis, una reorganización de las zonas y cierto cambio en los comportamientos de los clientes le ha sumido en un pozo del que no puede salir.  Su energía va hundiéndose cada vez más conforme va aumentando su convencimiento de que él no puede hacer nada por cambiar las cosas; “me ha tocado”, “con 55 tacos ya me dirás que voy a hacer”, “ahora los clientes solo se fijan en el precio”, etc.

José Manuel es un comercial de confianza,  fideliza a los clientes porque estos saben que les dará siempre lo mejor que pueda. Por otra parte, a José Manuel le cuesta mucho hacer nuevos clientes, le falta esa garra que tienen los vendedores luchadores. Esta es la razón por la cual le va tan mal, un número considerable de sus clientes fieles ha cerrado o se le han adjudicado a otros comerciales. No le queda otra que hacer nuevos clientes.

Es difícil que aprenda a hacerlo si ni siquiera es consciente de que nunca lo ha hecho especialmente bien. Piensa que el mundo se ha desplomado en su cabeza y, de alguna manera, este estado anímico lo transmite a sus clientes. Se hunde… en la tristeza, una vez perdida toda la esperanza,  cada vez más se centra en lo desgraciado que es…

Pero, por supuesto que José Manuel es capaz de encontrar nuevos clientes. No ha necesitado hacerlo en los últimos años pero ahora sí. Las cosas han cambiado y él debe cambiar alguna de sus pautas de trabajo, sus 30 años de bagaje comercial le dan una base muy sólida sobre la que edificar nuevos hábitos y habilidades.

Esta vez Artax está haciendo un verdadero esfuerzo por salir adelante, empieza a recobrar la esperanza y la alegría. Los números empiezan a constatar que su cartera recobra la vida.

Es muy reconfortante; no se trata de un personaje de cuento, es una persona de carne y hueso con una vida como la cualquiera de nosotros  que va a tirar para adelante, que no se va a quedar en el camino, postergado porque en algún momento haya sufrido un tropiezo. Todos tropezamos, todos caemos y a todos, alguna vez, nos han ayudado a levantarnos.

Ha habido que mostrarle que algunos de sus compañeros hacen lo que él considera imposible, ayudarle a marcarse pequeñas metas, a dar los primeros pasos pero…..en cuanto empieza a moverse….¡ ya está ! la niebla de la desesperanza desaparece y vemos de nuevo que hay un futuro y que lo construimos nosotros mismos con nuestras decisiones y nuestras acciones.

Salvador Minguijón

Leer más

LA GESTIÓN PRESUPUESTARIA: MODELO DE GESTIÓN (1) – Por Pedro Cerdán

Buenos días.

Nos encontramos en pleno “Paso del Ecuador” del ejercicio económico 2014.

Sin querer hacerlo y sin intentar evitarlo, dícese de “hacer por hacer”, he recordado uno de mis artículos, concretamente el del 30/12/2013, cuando escribía:

“Mañana 31. Último día del año y a las puertas del siguiente. Esta noche no faltarán: Los deseos que formulamos para que se hagan realidad en 2014.

Leer más