Blog

Noticias relevantes para tu empresa

Home/Artículos/El “buen rollito” en los equipos

El “buen rollito” en los equipos

¿Para qué sirve tanto “buen rollito” en los equipos?

Acabo de presentar una propuesta a un cliente y, una vez más, me veo obligado a justificar que el clima dentro del equipo está directamente relacionado con la productividad. Pedro es un posible cliente al que acabo de presentar una propuesta. A mitad de la presentación me corta y me dice:

  • Vamos a ver Antonio, he acudido a vosotros porque os identificáis como gente de empresa que se ocupa de asuntos de empresa.
  • Si, es cierto – le respondo – es un elemento diferenciador que nos gusta destacar.
  • Entonces, ¿a qué viene todo esto que me estás contando sobre motivación, liderazgo y “buen rollito” dentro del equipo? – Me dice en un tono algo impaciente.
  • En realidad, te estoy hablando de productividad, eso es un asunto de empresa importante.
  • En esta empresa, la productividad siempre la hemos conseguido a base de “palo y zanahoria”. Es algo que me enseñó mi padre y ha funcionado.
  • No te falta razón – le respondí – Las personas nos movemos, básicamente, por dos razones: para obtener placer o para evitar el dolor, y el mayor dolor suele ser perder lo que se tiene.
  • Entonces…
  • En primer lugar, tienes que considerar que la política del “palo y la zanahoria” es efectiva a corto plazo o en situaciones muy críticas, tus empleados no son burros, aprenden y esa política deja de ser eficaz en sucesivas ocasiones. El equipo baja notablemente el rendimiento. Por otro lado, tú no puedes saberlo todo ni ocuparte de todo. Cada uno de ellos es el que mejor conoce su trabajo, necesitas que den lo mejor de sí mismos. Más aún en un entorno tan competitivo como el actual. Favorecer el “buen rollito”, como tu lo llamas, no es algo desinteresado. Está demostrado que la gente es más productiva si está a gusto, ponte en su situación. Por tanto, debes empezar a considerar a tus empleados, tu equipo, como colaboradores y conocer lo que piensan y les interesa, eso no lo consigues si no facilitas un clima de participación. Si te empeñas en que se limiten a cumplir las órdenes, callarán y actuarán cuando se les mande, pero no sabrás lo que piensan, no serán proactivos, ni creativos y, difícilmente, estarán motivados.
  • Vale, vale, … de acuerdo – Admitió – ¿Qué podemos hacer?

La conversación continuó sobre las medidas, acciones y metodología del programa que le estaba proponiendo.

Habituales objeciones por parte de la empresa

Es habitual encontrarnos con este tipo de objeciones en empresas con un estilo de dirección más tradicional, autoritario o paternalista. Hoy en día, las empresas tienen muy claro que los resultados del negocio dependen directamente del que haga su gente y como lo hagan. Por tanto, es imprescindible conseguir el compromiso y la motivación. Además de trabajar procedimientos, habilidades, organización, gestión de operaciones, etc.

Recientemente, en una conferencia en la Universidad de Navarra, María Jesús Álava Reyes afirmaba que sus investigaciones han comprobado que la productividad de una empresa con trabajadores felices (Equipos felices) puede aumentar una media del 31% y su mejora en la salud puede alcanzar hasta un 21%”. Para la ponente:

  1. la seguridad
  2. la baja tasa de absentismo
  3. la eficacia
  4. la eficiencia, además de la productividad

están directamente relacionadas con el nivel de felicidad de los trabajadores.

Por otro lado, mi cliente debería tener en cuenta las conocidas teorías de Maslow e Irving Herberg, que nos viene a decir que no se puede generalizar, que la motivación y el compromiso está en función de los intereses (dolor y placer) de cada individuo y de la situación momentánea en la que se encuentran.  Por tanto, hay que conocer lo que piensan, lo que les motiva y tratarlos individualmente; para eso es necesario el “buen rollito” con las personas y en los equipos.

Como siempre, no les descubro nada nuevo, la solución está en sus manos, sólo les recuerdo que lo hagan, solos o con ayuda.

Antonio Calvo.

Mayo 2018.

Written by

The author didnt add any Information to his profile yet

Leave a Comment