Blog

Noticias relevantes para tu empresa

Home/Artículos/El ¿maldito? tiempo – Por Salvador Minguijón

El ¿maldito? tiempo – Por Salvador Minguijón

gestion_tiempoEl tiempo es tu más preciado tesoro y tiene dos características inexorables que hacen que sea muy difícil de gestionar; la primera es que está limitado y la segunda es que se consume por sí solo.

Todos vivimos pendientes de nuestras agendas saturadas, atados a las saetas del reloj y quejándonos de la falta de tiempo pero… ¿realmente es cierto que no lo tenemos o que no sabemos gestionarlo?

A la vista de lo que han hecho algunas personas (p.e. Marco Polo o Alejandro Magno) en 30 años, parece deducirse que hay tiempo más que suficiente para hacer “casi” todo.

Las verdaderas trampas del tiempo están en nuestro carácter y talante,  esto es lo que nos condiciona que a unos les cueste pararse a pensar y  a otros delegar,  ser proactivos,  adquirir hábitos, desprenderse de ellos, etc., cada uno tiene sus propias trampas.

En las trampas caen las cosas que te motivan poco, por ejemplo a un empresario típico su motivación por los resultados económicos le ayudará a esquivar las trampas en este asunto pero es muy fácil que no dedique tiempo a su familia o simplemente a disfrutar de las cosas agradables de la vida. También cada uno de nosotros tiene unas motivaciones particulares y por lo tanto una tendencia a que sean determinados temas los que caen en el sumidero de sus trampas del tiempo.

Sabemos que nuestra correcta gestión del tiempo es una de las mejores maneras de aumentar nuestra productividad.

En nuestro continuo contacto con empresas nos encontramos con  muchos empresarios y directivos que  se sienten saturados por la enorme cantidad de asuntos a tratar cada día. La jornada comienza con unos planes y termina con muchas tareas a medio hacer. Una buena organización de las mismas es fundamental si queremos ser eficientes en nuestro trabajo. Hemos comprobado cómo, después de asimilar nuevos hábitos y herramientas,  alivian su sensación de desborde, les infunde confianza y desarrollan planes más  productivos.

Está claro que si somos conscientes de nuestras trampas del tiempo y  sabemos que temas son los que tienen más posibilidad de caer en ellas, podemos crearnos hábitos, lista de tareas, pautas  para priorizar, etc., que nos ayuden a no dilapidar nuestro tesoro.

 

Written by

The author didnt add any Information to his profile yet

Leave a Comment