Blog

Noticias relevantes para tu empresa

Home/Artículos/Jefe bueno, jefe malo o como no matar tu liderazgo – Por Santiago Torre

Jefe bueno, jefe malo o como no matar tu liderazgo – Por Santiago Torre

Cuando pensamos en un mal jefe muchas veces nos viene a la cabeza ese vándalo con la cara roja gritando a sus colaboradores en público y nos decimos a nosotros mismos, yo no hago eso, yo no soy un mal jefe, mi liderazgo es correcto y formal, pero no es esa la única actitud que, de acuerdo a lo que nos dicen los subordinados de sus jefes cuando empezamos procesos de Coaching nos comentan, que distingue a un buen de un mal jefe.

Vamos a tratar un tema tan serio con cierto humor, no por desdramatizarlo, si no porque dicen los expertos que cuando el tema es divertido se aprende mejor y creo que esto debes interiorizarlo muy, pero que muy bien y evitarlo al máximo si realmente valoras en algo tu liderazgo.

Las características principales que un mal jefe puede tener, son (no son excluyentes ni siempre se dan todas):

Con menos sal que un puré de hipertenso. Los colaboradores lo vienen a definir como sin entusiasmo, pasivo y que no inspira a nada, al menos a nada bueno.

Locomotodo. Permite que sus colaboradores hagan las cosas mal y aceptan la mediocridad por norma. Su nivel de exigencia es nulo, tragan con todo lo que les den sin exigir algo mejor. Nadie se puede desarrollar con él.

Grandes navegantes. Cualquier viento es bueno para ellos, total, no saben dónde van. Les falta visión, misión y dirección. Los colaboradores no saben cuál es su futuro, bien porque su jefe no lo sabe, bien porque no lo comunica.

Juan Palomo, yo me lo guiso, yo me lo como. Son incapaces de trabajar en equipo y además impiden que su gente lo haga, crean el entorno ideal para que todo el mundo trabaje aislado

Como un endocrino gordo. Predican con el ejemplo negativo. Realizan aquello que exigen que sus colaboradores no hagan: cambian de coche en momentos de autoridad, son el primero es desaparecer cuando hay problemas o sus vacaciones son sagradas y siempre en momentos clave.

Tropiezan siempre con la misma piedra. Son incapaces de aprender de sus errores y siguen haciendo lo mismo mal y una y otra vez, total ellos no corrigen el entuerto que han creado …

Cambian mucho … de camisa. Tienen gran resistencia nuevas ideas y evitan cualquier innovación que no sea que él viva claramente mejor

Se preocupan mucho por alguna persona, el problema es que siempre es él. Egocéntricos y egoístas

Confían muchísimo, pero sólo en ellos mismos

Creo que todos hemos “disfrutado” de alguno de estos jefes y, seguro que nosotros mismos hemos torpedeado nuestra capacidad de liderazgo utilizando algo de lo aquí mencionado.

En un artículo (puedes verlo pinchando aquí)  hablo del falso mito de motivar y está bastante relacionado con este tema.

Y tú, ¿puedes añadir alguna perla a este collar de comportamientos de jefes?

¿Qué otras situaciones has padecido o provocado tú mismo?. Lo realmente importante no es haber “metido la pata”, si no la voluntad de mejorar. Dicen que solo hay aprendizaje si hay error, comparte aquí los tuyos

Santiago Torre (El Blog de Santiago Torre)

Entradas anteriores:

Las preguntas, el motor del negocio – Por Antonio Calvo 

Pídele que te compre Carlos, por lo que más quieras…¡Pídele que te compre! – Por Santiago Torre

La “poligonera” responde a Pedro Cerdán – Por Meritxell Jimenez-Eguizabal 

El secreto del sentido común – Por Salvador Minguijón

¿Quién nos dice cuánto podemos vender? – Por Gonzalo Martín

El “Poligoneo” – Por Pedro Cerdán

Las murallas de Jericó – Por Pedro Cerdán

No sobrevivirán las especies más fuertes – Por Meritxell Jimenez-Eguizabal

Liderazgo Situacional – Por Santiago Torre

Por eso, precisamente por eso – Por Santiago Torre

El éxito de la persistencia – Por Santiago Torre 

Carta a Papá Noel – Por Santiago Torre

No hay enemigo pequeño para tu empresa pero el peor enemigo eres tú – Por Pedro Cerdán

Vuelve a ser un niño y practica el Noing! – Por Santiago Torre

Socios y hermanos ¿Cielo o infierno? _ Por Salvador Minguijón.

La fuerza de las preguntas. Si quieres respuestas brillantes haz preguntas inteligentes – Por Pedro Cerdán

¡Quiero ser un líder! – Por Pedro Valladolid

Formando en modo Trinity (¡Qué daño nos ha hecho matrix!) – Por Santiago Torre

La Pyme abandonada a su suerte – Por Salvador Minguijón

 

 

 

Written by

The author didnt add any Information to his profile yet

2 Responses to “Jefe bueno, jefe malo o como no matar tu liderazgo – Por Santiago Torre”

By Santiago - 30 enero 2015 Responder

Jefe Guadiana, sí señor, me lo había olvidado y es una especie bastante común en la Península Ibérica. Gracias por la aportación

By Juan Carlos - 30 enero 2015 Responder

Huy Santiago, no me tires de la lengua….. últimamente me estoy encontrando con muchos del estilo “aparezco y desaparezco”: “es verdad, esto es importante”, “hay que ponerse en marcha”, y cuando fijas día y hora para el plan de acción que sea te responden con “vale, lo miro y te digo algo”, pasa un tiempo, no hay noticias, ven una llamada tuya o un mail y contestan con urgencias, “si, estoy por el tema, el lunes tengo previsto empezar, te llamaré para explicarte como hemos quedado”, desaparecen un mes más, sin noticias, no se sabe nada…. y así, como el Guadiana.
Otro día te añado más tipologías.

Leave a Comment