Blog

Noticias relevantes para tu empresa

Home/Artículos/La empresa familiar. Información y confianza

La empresa familiar. Información y confianza

El mensaje del último Boletín relacionado con la Empresa Familiar era:
Que en toda empresa, sea familiar o no, hay normas establecidas, según las cuales se debe regir la convivencia de los que la componen. Todas las empresas disponen de sus estatutos societarios. Algunas, en las que se da la circunstancia de ser familiar,disponen además de otra normativa específica, el Protocolo Familiar.
Normas, sean del tipo que sean, que sin duda se supone que hemos debatido y aceptado expresamente. Por lo que son normas que debemos conocer y cumplir. Cumplimiento en el que debemos ser muy exigentes y escrupulosos, toda vez que la ignorancia no resulta ser atenuante, ni eximente ante conflictos que se puedan presentar.
Comentaba la muy extendida relajación en el cumplimiento de esa normativa entre nuestro tejido empresarial. Esa relajación, en momentos duros, puede tener consecuencias muy desagradables que, en ocasiones, acaban en el juzgado de turno.
Cuando se llega a esos extremos, en esos sitios, “obras son amores, que no buenas razones”. De nada sirve el transmitir al juez o tribunal de turno, que el rollito entre los que componemos la empresa, era excelente. En esos sitios, y llegados a esos extremos, desengáñese, lo que no está escrito, no existe. Lo que no está firmado, no se reconoce. Lo que no se ha hecho, es difícil de probar.

¿Verdad que conoce casuística de ese tipo? ¿Verdad que esas situaciones han producido muchos quebraderos de cabeza? Y si no conoce casuística, y no sabe de sus consecuencias, pregunte a su profesional en la materia, seguro que le hará llegar a la conclusión de que: Más vale prevenir que curar. Pero, además, es que cuesta tan poco, que no hacerlo, es pura desidia.

Y todo ello ¿por qué? Se me ocurre un argumento de peso.
Cuando dos o más personas se juntan para alcanzar un objetivo determinado de forma conjunta, resulta importante la confianza entre ellas. Todos están interesados en alcanzar la meta y, para alcanzarla, han sacrificado algo, trabajo, esfuerzo, bienes, derechos que solo les pertenecían a ellos. Han arriesgado.
Si algo hemos apostado, nuestro deseo es ganar. Queremos conocer el uso que se está haciendo de aquello que es un bien o derecho de mi propiedad. Su buen uso. Precisamos, exigimos información.

Los cimientos de la confianza están hechos de información. No basta con la presunción de buena fe.

information

Tampoco sirve la posesión de mayorías, ya que los derechos de las mayorías acaban donde comienzan a menoscabar los de la minoría. En esas minorías también concurre la condición de socio, de familiar, de trabajador de la empresa, y según su rol, también tiene derechos que no deben ser obviados.
Por ello, además del conocimiento y cumplimiento riguroso de las normas que poseemos, una excelente y duradera relación entre personas se logra:
– A través de la Información.
– Que es la base de la Confianza.
La confianza solo es capaz de aparecer con todo su esplendor entre personas que se relacionan, o entre grupos de ellas que tienen que convivir de manera forzada bajo el manto de un negocio.
La confianza es la base de toda relación.
Una empresa, y más si se trata de una familiar, relaciona a muchos individuos con intereses,
que llegado el momento, pueden no coincidir.
La confianza siempre se la considera en relación a actuaciones futuras.
La confianza resulta imprescindible para delegar en otro.
La confianza es algo como la motivación. No la puedes comprar, ni exigir, es algo personal y voluntario que se te da, e igual que se te da, se te puede quitar. Brota de lo más hondo de las entrañas de cada uno.

handshake

Y como ocurre con la motivación, solo podrás generar en los demás predisposición a confiar en ti, si tus acciones y comportamientos responden a lo que la otra parte considera bueno, honesto, justo, ejemplar,… por lo que con esa actitud le harás sentir confiado, seguro y esperanzado contigo.
“Nadie camina junto a otro sin tener la certeza de que puede confiar en él”.
Por ello, es el fundador, el patriarca, el que decíamos que es respetado, escuchado, se le reconoce la autoridad y ostenta el poder, al que corresponde dotar de normas e imbuir esa sana costumbre entre los miembros del accionariado (la propiedad), la familia y la empresa.
A él corresponde hacer cultura entre sus descendientes del cumplimiento de las normas, de la exigencia de compromiso y respeto, de informar, de abrir la posibilidad de opinar y aportar.
Solo esa cultura y haciendo gala de ella, logrará sus objetivos últimos singulares de este tipo de empresas, la continuidad de esa Propiedad en manos familiares y, a ser posible, su Gestión, teniendo la guerra en paz.
Porque es importante entender y aceptar que, por naturaleza, no son incompatibles Empresa y Familia. No son incompatibles porque son dos instituciones. En el caso de parecer incompatibles por la aparición de problemas, debemos buscar esa incompatibilidad, no en la empresa o en la familia como instituciones. Los problemas debemos buscarlos en alguno o algunos de los miembros que componen el grupo Familia o el grupo Empresa. Miembro o miembros que no han cumplido con el COMPROMISO adquirido y les ha faltado RESPETO hacia el resto de miembros.
Busquemos las causas de los problemas y eliminémoslas. Intentar poner solución a los efectos, es perder el tiempo.
Los problemas no están en las instituciones (empresa, familia, propiedad), los problemas los ocasionamos las personas.
A su disposición en: pedrocerdan@impulsocoach.com y www.impulsocoach.com

Written by

The author didnt add any Information to his profile yet

One Response to “La empresa familiar. Información y confianza”

By Juan Carlos - 7 mayo 2014 Responder

Es el problema nº 1 de las empresas familiares, y lo que sorprende es que, sabiendo que en algún momento va a ocurrir, no se prevenga. Y mira que es fácil.
“el inteligente hace fácil lo complicado, el idiota hace todo lo contrario”

Leave a Comment