Blog

Noticias relevantes para tu empresa

Home/Artículos/La fábula de la trampa para ratones

La fábula de la trampa para ratones

Un ratón, estaba tranquilamente mirando por un agujero en la pared, cuando vio a un granjero y a su esposa abriendo un paquete. En ese momento pensó, -¿qué tipo de comida podía haber ahí-, pero quedó aterrorizado cuando descubrió que no era comida, sino una trampa para ratones.
Entonces fue corriendo al patio de la granja a advertir a todos:
– ¡Hay una ratonera en la casa, una ratonera en la casa!-.
La gallina, que estaba cacareando y escarbando en busca de una brizna de hierva, levantó la cabeza y dijo:
– Discúlpeme Sr. Ratón, yo entiendo que es un gran problema para usted, pero a mí no me perjudica en nada, ni me incomoda la trampa para ratones-.
El ratón fue entonces a buscar al cordero y le dijo:
– Hay una ratonera en la casa, ¡una ratonera!
– Discúlpeme Sr. Ratón-, le respondió el cordero,- pero no hay nada que yo pueda hacer, solamente pedir por usted. Quédese tranquilo que será recordado en mis oraciones.
Asustado el pequeño ratón se dirigió entonces a la vaca que le respondió:
– ¿Pero acaso estoy yo en peligro?… pienso que no-.
Aquella noche el ratón volvió a la casa, preocupado, sólo y triste, para enfrentarse a la ratonera del granjero, pero al llegar oyó un gran barullo, como el de una ratonera atrapando a su víctima.
Al oír el ruido la mujer del granjero corrió para ver lo que había atrapado. En la oscuridad, no vio que la ratonera lo que había atrapado era la cola de una serpiente venenosa que velozmente le picó en la pierna. El granjero, que acudió a los gritos de su esposa, la llevó inmediatamente al hospital para que la curaran, pero de vuelta a casa aún tenía una fiebre alta.
El ratón, desde su agujero, observaba cómo el granjero cuidaba a su mujer. Y como todo el mundo sabe que para cuidar a alguien con fiebre, no hay nada mejor que una nutritiva sopa, vio como agarró un cuchillo de la cocina y fue a buscar a la gallina, que es el ingrediente principal para preparar una rica sopa.
Pero como la enfermedad de la mujer continuaba, la familia, los amigos y vecinos fueron a visitarla.
El ratón vio como el granjero tuvo que matar al cordero para darle de comer a sus visitantes. Sin embargo y a pesar de todos los cuidados de su esposo, la mujer no mejoro y acabó muriendo.
Entonces el pequeño ratón vio, desde su ratonera, como el granjero, para poder pagar los gastos del funeral, vendió la vaca a un hombre que se la llevó al matadero.

Cooperar con tus clientes, con tus proveedores, con otras empresas. Tejer lazos para ser más fuertes, para abrir caminos para encontrar feed-back, para poder responder con garantías ante cualquier problema.

Written by

The author didnt add any Information to his profile yet

2 Responses to “La fábula de la trampa para ratones”

By Santiago - 24 junio 2014 Responder

Que buena fábula, Me ha encantado

By juan carlos - 23 junio 2014 Responder

buena reflexión, “esto no va conmigo” “ahora no tengo tiempo”…. no debería preocuparnos la competencia, sino nuestra propia incompetencia.

Leave a Comment