Blog

Noticias relevantes para tu empresa

Home/Artículos/La fábula del ingeniero y el tornillo

La fábula del ingeniero y el tornillo

Había una vez un ingeniero que fue llamado a arreglar un ordenador del que dependía gran parte del proceso productivo de una importante fábrica.

Sentado frente a la pantalla, oprimió unas cuantas teclas, asintió con la cabeza, murmuró algo para sí mismo y apagó el aparato.

Procedió a sacar un pequeño destornillador de su  y dio vuelta y media a un minúsculo tornillo.

Entonces encendió de nuevo el ordenador  y comprobó que estaba trabajando perfectamente.

El presidente de la compañía se mostró encantado y se ofreció a pagar la cuenta en el acto.

-”¿Cuánto le debo? “-preguntó.

– “Son mil euros, si me hace el favor.”

– “¿Mil euros? ¿Mil euros por unos momentos de trabajo? ¿Mil euros por apretar un simple tornillito?

– ¡Ya sé que este ordenador es una parte fundamental de mi proceso productivo, pero mil euros es una cantidad disparatada!

– La pagaré sólo si me manda una factura perfectamente detallada que la justifique.”

El ingeniero asintió con la cabeza y se fue.

A la mañana siguiente, el presidente recibió la factura, la leyó con cuidado, sacudió la cabeza procedió a pagarla en el acto.

La factura decía:

 de servicios prestados

1. Apretar un tornillo……….. …. …. …. …. … 1 euro

2. Saber qué tornillo apretar………….. ….. 999 euros

Y tu…¿Cambias tiempo por dinero?

¿

Written by

The author didnt add any Information to his profile yet

One Response to “La fábula del ingeniero y el tornillo”

By Juan Carlos - 25 junio 2014 Responder

Quién de nosotros no ha pronunciado frases como estas:
¿qué cara es la hora no? ¿todo esto por dos horas de trabajo? ¿a cuánto me vas a cobrar la hora?
Seguramente es porque no nos han sabido transmitir el valor que van a aportarnos con su servicio. Qué nos van a solucionar, cuánto nos van a ahorrar, porqué les tenemos que comprar a ellos..
¿Y nosotros? ¿lo sabemos transmitir? si no lo hacemos de forma clara y contundente seremos receptores de esas mismas preguntas. ¿qué cara es la hora no?

Leave a Comment