Blog

Noticias relevantes para tu empresa

Home/Artículos/Las preguntas, el motor del negocio – Por Antonio Calvo

Las preguntas, el motor del negocio – Por Antonio Calvo

El rendimiento del equipo es una preocupación constante del empresario o directivo, por ello trabaja para mantener el compromiso (prefiero hablar de compromiso que de motivación, otro día estudiaremos la diferencia), porque sabemos que las personas necesitan ayuda para mantener viva la llama del compromiso de una manera constante.

Una de las características del empresario o directivo al más alto nivel es que esa llama, que como persona también necesita, la debe mantener el solo por sus propios medios, todos los días debe encontrar razones y motivos para alimentar su propio compromiso y motivación que genera el resto del movimiento de la empresa, como la chispa de la bujía en un motor de explosión.

La soledad del empresario se manifiesta en dos situaciones una, la que acabamos de mencionar, el mantenimiento del compromiso, la otra en la toma de decisiones. Todo empresario es consciente que si él se para la empresa se para; dependiendo del tipo de negocio la paralización puede ser inmediata o disponer de inercia para que se prolongue en el tiempo, pero al final se para. En relación directa, el reinicio del negocio puede llevar poco o mucho tiempo en función de la inercia que se necesite reactivar. Por tanto, podríamos convenir que el empuje (compromiso) debe ser constante.

Dónde encuentra el empresario los motivos para mantener diariamente su compromiso:

–          En la necesidad de ingresos para vivir.

–          En el amor propio, para superar los retos que un día se impuso.

–          En el compromiso con los demás: socios, empleados, familia,…

–          En la pasión por su negocio y alcanzar la visión que tiene del mismo.

Cada uno tendrá las suyas, en mi opinión la más potente es la última, porque pone en marcha el siguiente proceso:

  1. La visión de nuestro negocio en el futuro nos hace plantearnos preguntas.
  2. Las preguntas generan respuestas que no son otra cosa que decisiones.
  3. Las decisiones ponen en marcha las acciones.
  4. Las acciones producen resultados.

Esta afirmación que parece muy teórica, si lo pensamos detenidamente, es lo que hace un empresario todos los días, visto de esta forma ayuda a organizar ideas y pensamientos que bullen de manera desordenada. En definitiva, la visión del negocio mantiene vivo el compromiso y en la calidad de las preguntas está el origen de la calidad de la dirección.

Las preguntas deber versar sobre la visión (nuestras metas), la realidad (punto de partida) y las opciones disponibles (plan de acción). Para ir por delante, no debemos esperar a que las preguntas las planteen las incidencias del negocio, sino que debemos planteárnoslas nosotros mismos o buscar quien las plantee.

Es conocido que el coaching utiliza muchas preguntas y que la calidad de un coach viene determinada por la calidad de sus preguntas. No obstante, en muchas ocasiones el cliente, que no ha vivido anteriormente un proceso de coaching, suele pedir soluciones, conocimientos, etc. El coaching de negocios aporta este tipo de cosas que también se pueden encontrar en otras disciplinas, como son el conocimiento que se puede encontrar en libros y escuelas de negocio, soluciones para su negocio como lo hace la consultoría, seguimiento de las acciones por medio de un mentor. Pero además de todo esto el coaching de negocios trabaja el origen, las preguntas sobre visión, realidad y opciones disponibles. Esa es la principal característica diferenciadora, a partir de ahí el coaching de negocios utiliza esas otras disciplinas para acompañar hasta la consecución del resultado.

El compromiso nace desde el momento que hacemos una elección, cuando tomamos partido por una opción; para tener opciones que elegir y elegirlas son necesarias las preguntas. La ayuda con las preguntas evita la confusión que se produce cuando no está clara la diferencia entre la lógica y la emoción. Puede parecer muy teórico, pero es lo que el empresario se hace todos los días para mantener la chispa que mueve su negocio… preguntas de todo tipo.

Antonio Calvo

Entradas anteriores:

Pídele que te compre Carlos, por lo que más quieras…¡Pídele que te compre! – Por Santiago Torre

La “poligonera” responde a Pedro Cerdán – Por Meritxell Jimenez-Eguizabal 

El secreto del sentido común – Por Salvador Minguijón

¿Quién nos dice cuánto podemos vender? – Por Gonzalo Martín

El “Poligoneo” – Por Pedro Cerdán

Las murallas de Jericó – Por Pedro Cerdán

No sobrevivirán las especies más fuertes – Por Meritxell Jimenez-Eguizabal

Liderazgo Situacional – Por Santiago Torre

Por eso, precisamente por eso – Por Santiago Torre

El éxito de la persistencia – Por Santiago Torre 

Carta a Papá Noel – Por Santiago Torre

No hay enemigo pequeño para tu empresa pero el peor enemigo eres tú – Por Pedro Cerdán

Vuelve a ser un niño y practica el Noing! – Por Santiago Torre

Socios y hermanos ¿Cielo o infierno? _ Por Salvador Minguijón.

La fuerza de las preguntas. Si quieres respuestas brillantes haz preguntas inteligentes – Por Pedro Cerdán

¡Quiero ser un líder! – Por Pedro Valladolid

Formando en modo Trinity (¡Qué daño nos ha hecho matrix!) – Por Santiago Torre

La Pyme abandonada a su suerte – Por Salvador Minguijón

Written by

The author didnt add any Information to his profile yet

One Response to “Las preguntas, el motor del negocio – Por Antonio Calvo”

By Juan Carlos - 28 enero 2015 Responder

En las sesiones insisto mucho en este tema. Uno de los ejercicios que hago practicar es el convertir cualquier afirmación, orden, instrucción, consejo…. en pregunta, de esta forma se aprende a dejar de ser “dogmático” y pasar a ser “perturbador”. Fijaros la diferencia:
Dogmático: Está claro que las reuniones no funcionan y que hay que cambiarlas.
Perturbador: ¿Estamos de acuerdo en que las reuniones no funcionan? ¿qué deberíamos cambiar? ¿los asistentes? ¿el horario? ¿la duración?¿los contenidos?

Muchas veces en la misma pregunta está la contestación y esa es la función del coach, hurgar en la herida y cuestionar alternativas.

Leave a Comment