Blog

Noticias relevantes para tu empresa

Home/Artículos/“Lo difícil no es llegar sino mantenerse”- Antonio Calvo

“Lo difícil no es llegar sino mantenerse”- Antonio Calvo

Vamos a olvidar una pregunta muy manida: ¿el emprendedor nace o se hace? Y vamos a ocuparnos de una afirmación: el emprendedor vive como emprendedor y muere como emprendedor. Válido tanto para un empresario, como para un profesional o directivo que trabaje por cuenta ajena.

Un empresario que haya llegado a veterano será porque no ha dejado nunca de emprender, no puede ser de otra manera y el que se pasa la vida emprendiendo, muere como emprendedor. De ahí la, a veces, poco entendible actitud de empresarios muy veteranos que sigue ejerciendo y no tienen previsto dejarlo.

En los empresarios, y por qué no en los directivos, subsisten tres perfiles necesarios para su actividad: el técnico, el directivo y el emprendedor. En función de cada caso estos perfiles tienen diferente peso, pero sobre todo en función de en qué etapa empresarial o profesional se encuentre. Es decir, que el rol técnico suele ser el más necesario para iniciarse en una actividad empresarial o profesional, digamos que es por donde se accede, a partir de cierto momento, para poder progresar, comienza a tener más importancia el rol directivo en detrimento del rol técnico. Pero, ¿qué ocurre con el rol emprendedor?, ¿en qué etapa tiene más peso?

Lo más fácil sería pensar que el espíritu emprendedor se debe mantener durante toda la vida profesional, así es, y que parece más importante en los inicios, de hecho cuando imaginamos un emprendedor, imaginamos a alguien que está empezando. Por supuesto que se dan un sinfín de circunstancias, pero ya sea porque se inician empresas por necesidad o arrastrado por otros acontecimientos, o bien porque en un principio hay que ocuparse de todo, en esa etapa inicial el rol emprendedor no es tan acusado como pensamos.

Realmente, un empresario o un directivo alcanza su madurez cuando se ha liberado en gran medida de su faceta técnica y directiva para dejar paso y ocuparse la mayor parte del tiempo a su faceta emprendedora, que será la que en mayor medida determine su liderazgo en la empresa: los demás le seguirán porque creen que sabe dónde va, como la manada sigue al jefe en el mundo animal.

La madurez a la que nos referimos no tiene nada que ver con el transcurso del tiempo, en algunos predomina el espíritu emprendedor por encima del técnico y directivo desde el primer momento y permanece así durante su vida. Tenemos infinidad de ejemplos de empresarios de muchísimo éxito que lo han logrado no tanto por sus características técnicas o directivas, sino por su creatividad y espíritu emprendedor.

Vamos a recurrir a un tópico para explicar la necesidad de emprender continuamente: “Lo difícil no es llegar sino mantenerse”. Piensen en cualquier empresario superfamoso y superexistoso, ¿creen que por el hecho de haber inventado el ordenador personal o una red social han llegado al éxito y han vivido del invento el resto de su vida? Otros también lo estaban intentando por el mismo camino… Realmente, a partir de su primera idea genial por la que más se les ha conocido, no han parado de emprender e innovar para ser los primeros en el mercado, lo cual es difícil de conseguir solamente con los perfiles técnico y directivo.

En un mundo y un mercado tan cambiante y rápido como el que vivimos, el líder de una organización empresarial debe desprenderse de cualquier tipo de actividad que limite su emprendimiento, para alcanzar su madurez como empresario o directivo lo antes posible en pro del éxito o, al menos, la supervivencia de su empresa.

Así pues, sufridos lectores, os recomiendo utilizar técnicas que ayuden y canalicen vuestro emprendimiento, reservar un momento apropiado todas las semanas pasar revisar vuestra actividad emprendedora, que vuestra agenda diaria contenga siempre una acción para cumplir con ese objetivo emprendedor y le deis el seguimiento apropiado, ya que como sabéis, lo que no se mide no se consigue.

Antonio Calvo.

Diciembre 2015.

Entradas anteriores:

Carta a los Reyes Magos – Antonio Calvo

THE BIG JUMP: Para alcanzar un gran sueño, primero hay que tener un gran sueño – ESAMA

Objetivos: El león que más caza es el que no cambia de gacela – Santiago Torre

Si te preguntas “porqué”, hazlo como mínimo 5 veces – Maite Bernardo

Un buen diagnóstico es la mitad de la solución – ESAMA

PLANIFICAR, SISTEMATIZAR Y DELEGAR EN LA PEQUEÑA/MICRO EMPRESA – Salvador Minguijón

Vuelve a leerlo capullo! Historia de liderazgo – Santiago Torre

¿Tu empresa es como un equipo de benjamines? – Santiago Torre

Written by

The author didnt add any Information to his profile yet

Leave a Comment