Blog

Noticias relevantes para tu empresa

Home/Artículos/¿Todavía no duele bastante? MECC – Por Santiago Torre

¿Todavía no duele bastante? MECC – Por Santiago Torre

No hace mucho hablaba con el gerente de una empresa mediana y me contaba los problemas que tenía, como habitualmente, la culpa siempre era de otros, claro.

Si la empresa no está en problemas serios –que entonces todo es ventas, ventas y ventas (con alguna incursión en cobros)-, generalmente nos movemos en la motivación, compromiso, participación y coordinación de las personas, gestión del tiempo y algún problema operativo que no suele ser complicado de solucionar, pero para el que la empresa, o su responsable, está bloqueado.

Tratar gestión de tiempo y problemas operativos suele ser sencillo y se consiguen resultados muy aceptables en periodos de tiempo muy cortos, los relativos a terceras personas requieren algo más de maña y paciencia, pero merece la pena abordarlos.

A lo que iba, en este caso, la problemática era que su equipo estaba dormido, sus reacciones eran lentas y con parsimonia y ahora se necesitaba más energía y actividad, pero no había manera de conseguirlo. Le relaté una historia que leí en “Donde tus sueños te lleven” de Javier Iriondo, que decía

“Nada más entrar por la puerta de la empresa se topó con un perro que estaba tumbado en el suelo. No paraba de hacer extraños gemidos. Parecía que estaba enfermo, como si estuviese protestando por algo, y se revolvía y aullaba. Pero no se movía del sitio.

Al encontrarse con el cliente, mi amigo le preguntó qué le pasaba al perro. 

Éste le respondió que nada, que simplemente se había tumbado encima de un clavo. “Entonces, ¿por qué no se mueve?”, se extrañó mi amigo. 

“Porque parece que todavía no le duele bastante”, fue la respuesta.”

Inmediatamente mi interlocutor me dijo “¿me estás diciendo que mi equipo necesita que le pinchen, que le incomoden lo suficiente para que se mueva?”

“Si no quieres que siga dando vueltas, emitiendo pequeños gemidos y rezongando entre protestas y desperezos pausados, sí”, le respondí, “ahora bien, si prefieres que siga así, sigue haciendo lo que estás haciendo ahora, que va genial” añadí con una sonrisa y un cierto respeto a su reacción ante la provocación que le acababa de lanzar.

Por suerte, su propio clavo le molestaba lo suficiente y era inteligente, así que comenzó a preguntar cómo podíamos hacerlo.

La mayoría de las veces somos nosotros mismos los responsables de lo que nos sucede, sencillamente porque el clavo no nos molesta lo suficiente y no nos movemos hasta que sangramos (bueno, algunos ni así). Si quieres que eso no sea así, permíteme una IDEA:

a)      Identifica claramente que te molesta, pero no te duele suficiente

b)      Describe cómo te gustaría estar en una situación ideal

c)       Establece un plan de acción para alcanzarlo

d)      ACTÚA (como dice el Mago More: MECC –Mueve el Culo, Coño-)

Y como siempre, si no eres capaz de hacerlo solo, deja que un coach te ayude, será la mejor inversión que nunca hayas hecho.

Entradas anteriores:

¿Eres como Gasol, Nadal, Cristiano, Mesi o Belmonte? ¿Entrenas o compites? – Por Pedro Cerdán

¿Porqué llegamos a tener que negociar? – Por Pedro Cerdán

Cómo hacer que los clientes de un comercio repitan – Por Juancho Burgos

EL COACHING EMPRESARIAL: Un gran descubrimiento – Por Josep Massó, Socio Director de TAX

Consigue el compromiso de tus empleados – Por Meritxell Jimenez-Eguizabal

El arte de recordar los nombres – Por Santiago Torre

SER / HACER / TENER (Video) – Por Juan Carlos Fontcuberta

Conflictos y problemas en la Pyme – Por Pedro Cerdán

LA LINEA (Video) – Por Juan Carlos Fontcuberta

Cómo evaluar la calidad de mi trabajo – Por Pedro Cerdán

Realmente, ¿lideramos nuestro equipo? – Por Jordi Piqué

Las tuercas que debes apretar para vender más (Video) – Por Juan carlos Fontcberta

 

Written by

The author didnt add any Information to his profile yet

3 Responses to “¿Todavía no duele bastante? MECC – Por Santiago Torre”

By Juan Carlos - 2 marzo 2015 Responder

A veces nos sentimos en la obligación de perturbar. Es como si le cogieras de la solapa y lo sacudieras. Recuerdo que hace unos meses en una sesión de equipo, había una persona que estaba totalmente negativa, todo eras esques, peros, ysis, (es que.. pero.. y si…), como podéis imaginar todo por debajo de la línea, nada era culpa suya, ni le daban instrucciones claras, cuando se las daban eran imposibles de llevar a cabo, en fin, un desastre por parte de la dirección y sus directivos. En un momento determinado me dirigí a él y le hice la pregunta clave: “y si tú eres tan bueno, ¿qué haces en este equipo tan malo? ¿por qué no te buscas otro?”
Todavía sigue allí, parece que no le duele lo suficiente, aunque según me han contado ha habido un cambio de actitud importante.

By Antonio - 2 marzo 2015 Responder

Si, de vez en cuando tenemos una china en el zapato, pero hasta que no molesta lo suficiente no ponemos en marcha la “IDEA” que describe Santiago. La excusa suele ser que no tenemos tiempo para parar, quitar el zapato, sacar la china y volver a poner el zapato ¿Qué cosa tan importante estaremos haciendo para no tener tiempo?

By BEA - 27 marzo 2014 Responder

Si todos hiciéramos uso de esa COJOidea y pusiéramos el foco en nosotros mismos…cuánto mejor nos iría!!
Gracias por el artículo!! me ha encantado!

Leave a Comment