Blog

Noticias relevantes para tu empresa

Home/Artículos/Profesionalidad y compromiso – Salvador Minguijón

Profesionalidad y compromiso – Salvador Minguijón

La Profesionalidad la debe aportar cada uno…

… pero conseguir el Compromiso con la empresa es responsabilidad del jefe.

Profesionalidad; “Característica de la persona que desempeña un trabajo con pericia, aplicación, seriedad, honradez y eficacia”.

Lo que debemos esperar de la gente que trabaja en nuestra empresa es que sean buenos profesionales, ¿verdad?

Básicamente lo serán en función de la importancia que le den al trabajo en el desarrollo de su vida.

Y aunque el jefe pueda hacer todo lo posible por hacer explícita esta relación (motivación), la profesionalidad no es responsabilidad del empresario ni del jefe, cada uno debe traérsela puesta cuando viene a trabajar.

En gran manera es un aspecto cultural; en Alemania es normal que tus padres, abuelos e incluso bisabuelos hayan trabajado en ambientes de empresa y existe el convencimiento de que lo que más condiciona tu vida es como de buen profesional seas. Esto facilita enormemente la eficiencia del trabajo en grupo.

Professional1La cruz de la moneda es que en los países con baja tradición empresarial existe la creencia de que tu futuro depende del círculo de relaciones al que pertenezcas o en el que te integres. Lo que se valora sobretodo es la confianza y fidelidad personal. Tu futuro dependerá de esto más que de tu desempeño profesional.

También se puede observar que las personas que más esfuerzo han dedicado a su formación son las que suelen valorar más el poder desarrollar su profesión. De aquí el problema de desmotivación que puede ocasionar la sobrecualificación para un determinado puesto, el que personas con un perfil técnico no se sientan bien realizando actividades comerciales o que nuestros titulados puedan ser objeto de abuso por muchos empresarios sin escrúpulos.

También nos podemos encontrar que ante determinados cambios en la vida p.e. cercanía a la jubilación, enfermedad, cambios familiares, etc, la escala de importancia de las cosas se trastoca y el trabajo (o más bien éste en particular) pierde relevancia o incluso se enfrenta a nuevos deseos. Lo lógico en este momento es hacer un nuevo planteamiento profesional que satisfaga nuestros nuevos motivadores pero no es infrecuente que lo mantengamos y entremos en una espiral de pobre desempeño que acaba con la confianza del jefe y con la autoestima del propio trabajador.

Pero ojo; ser un buen profesional no implica que automáticamente te sientas comprometido con la empresa.

El que te sientas comprometido con la empresa es responsabilidad directa de tu jefe que tiene que preocuparse de que veas claramente que la empresa, su equipo y su proyecto es el entorno adecuado para que desarrolles tu proyecto de vida y trabajo.compromís1

Ahora imagínate si cada uno aporta el granito de arena que le corresponde y lo que tenemos es lo que debería ser la normalidad: “un buen profesional comprometido con su empresa”.

O incluso más, si logramos implicar a varias personas; “un equipo de buenos profesionales comprometidos con su empresa y su objetivo”.

¿Qué se les podría resistir?

Salvador Minguijón

Entradas anteriores:

Soy tóxica y quiero dejar de serlo – Meritxell Jimenez-eguizabal.

Nos contratan por lo que sabemos, nos despiden por lo que somos – Antonio Calvo

Método para gestionar las emociones – Antonio Calvo

10 caminos para motivar a un equipo ¿Nos ayudas a completar la lista?

Cuando tirar la toalla con el seguimiento comercial – Meritxell Jimenez-eguizabal

Coaching, ¿moda o necesidad? – Humberto Roselló

¿Ángeles o demonios? ¿Qué tienes en tu cabeza? – Antonio Calvo

Lo difícil no es llegar sino mantenerse – Antonio Calvo

 

Written by

The author didnt add any Information to his profile yet

Leave a Comment