Blog

Noticias relevantes para tu empresa

Home/Artículos/¡Quiero ser un líder! – Por Pedro Valladolid

¡Quiero ser un líder! – Por Pedro Valladolid

–          ¡Qué mala suerte tengo!, 35 años en éste negocio y mi Consultoría no está entre las  grandes, y eso que tengo una extraordinaria reputación como economista y hábil negociador, y que por mi Despacho han pasado algunas de las más importantes operaciones corporativas de los últimos años, ¡si hubiera tenido un buen equipo, me habría podido dedicar a las grandes cuentas y estar hoy en el Top Ten del Sector!

Así se confesaba Mateo, ante un café expreso, denso y cálido, con el desengaño en la voz y  frustración en su mirada.

  • ¡Mira Mateo!, desgranar la miríada de despropósitos que drenan tu excelsa pericia y competencia para aportar soluciones en cuestiones mercantiles, precisa un lapso mayor del que disponemos para degustar éste arábica.

–          ¿Tú también te has dado cuenta de los despropósitos de mis colaboradores? No apoyan el proyecto, se limitan a hacer lo justo. Si algo hay que hacerlo bien….. ¡tengo que hacerlo yo!, hay que revisar todo, me paso el día trabajando  ¡falta compromiso!

¡Lidera de una vez Mateo, por Dios, Lidera de una vez!, quise gritarle, emulando a Luis Moya en  aquel fatídico Rally de Inglaterra, donde Carlos Sainz –del mismo modo que mi amigo-  perdió el Campeonato del Mundo a 500 m. de la meta por un fallo mecánico.

¡Cuántas veces he visto a Mateo a punto de cruzar la meta, con posibilidades de situarse entre las firmas de Consultoría más renombradas de España, realizar proezas, ilusionarse, motivarse, y no  completar la hazaña! También por un fallo mecánico, -en la mecánica de sus decisiones empresariales, liderazgo y coordinación de sus recursos-

  • Tú que eres de ciencias…. ¿recuerdas la teoría de la mecánica de Newton? F= m.a (Fuerza igual a masa por aceleración), pues el logro es eso, la consecuencia del esfuerzo (La fuerza)

–          Y ¿qué tiene que ver Newton con mi negocio? ¡Yo me esfuerzo  al máximo, trabajo 12 horas cada día!

Lo entenderías si tu fascinante y desbordante ego te permitiera admitir que la máxima fuerza la obtienes trabajando sobre los factores que producen el resultado; la  masa (“m”) es la suma de todos tus recursos y el conocimiento de tu equipo; pero ésta se mantiene inerte si no le aplicas el factor multiplicador de la aceleración, ¿y cómo conseguimos imprimir aceleración?, ¡activándola con motivación y  compromiso!

–          ¡Eh, que yo motivo a mi equipo!, tengo buen rollo con ellos, bromeo, les pago puntualmente cada mes, en ocasiones nos tomamos un café y les hablo de la empresa, y comentamos cosas del día a día.

  • Ahhh, así que tomas un café y les hablas de la empresa y de las vicisitudes del día, ¡Vaya!, y con eso ya te sientes un líder inspirador ¿verdad?, vas a conseguir que hoy parezca un maestro de secundaria, ¡volvemos a la escuela! ¿sabes cuál es la definición de líder que expresa el diccionario?, anota:

líder.

(Del ingl. leader, guía).

  1.  Persona a la que un grupo sigue, reconociéndola como jefe u orientadora.
  2.  Persona o equipo que va a la cabeza de una competición deportiva.
  3.  Construido en aposición, indica que lo designado va en cabeza entre los de su clase.

–          Hombre, yo voy siempre a la cabeza y soy el jefe y el guía de mi empresa ¡eso está claro!

  • Mateo, no pases por alto la palabra “…reconociéndola…”, somos amigos desde hace un par de décadas, hemos colaborado juntos en ocasiones y conozco tu estilo. El otro día leí un artículo donde exponían los elementos más desmotivadores en el trabajo y no pude evitar acordarme de ti… ¡los tienes todos!

–          A ver, a ver, ¿Qué elementos son esos? ¡te estás pasando un poco! ¡por eso dicen que la confianza “da asco”!

  • Venga, toma nota en esa Tablet que llevas ahí para presumir, y después reflexiona sobre ellos, son 9+1:

 

1º.    No clarificar y concretar lo que se espera de cada persona.

2º.    Falta de confianza en la capacidad del colaborador

3º.    Entrometerse en todos los pequeños detalles del trabajo

4º.    Apropiarse de las ideas de los colaboradores

5º.    Echar la culpa de lo que sucede al equipo

6º.    Que el jefe siempre quiera tener la última palabra en todo

7º.    Improvisación del trabajo por falta de planificación

8º.    Falta de coherencia entre lo que se dice y lo que se hace

9º.    Salarios por debajo del mercado/responsabilidad/puesto

+1 : No transmitir la visión global y el porqué de las cosas

–          ¡Anda! ¡Venga! ¿estás de coña? ¡yo no hago todas esas cosas! ¿y tú eres amigo mío? ´

  • ¿No las haces?, ¿cuáles son los objetivos de tu equipo para éste año?, es más ¿qué objetivos te marcaste al inicio del año? ¿Cuándo ha sido la última vez que has hablado con uno de tus colaboradores explicándole los retos a los que se enfrenta, lo que esperas de él?

–          Hummm, bueno, eso no hace falta, ellos ya saben lo que espero de ellos, se lo digo todos los días, y los objetivos….. ¡está claro! ¡Sacar el trabajo!

  • ¿Claro? ¡Ya!, si les pregunto cuáles son sus objetivos de éste año, o…. ¿qué tendrían que hacer que fuera tan grande, que sería imposible negarles una gratificación? ¿sabrían responderme?

–          Hombre….., pues…… ¡no lo sé!

  • Vale, ¿Cuántas veces en la última semana has felicitado en público a un miembro de tu equipo por un buen trabajo?, ¿Cuántas veces has reconocido en los últimos días delante de un cliente que esa solución maravillosa ha sido fruto de la prodigiosa idea de tu colaborador?

–          Yo eso de vez en cuando lo hago, ¡no te creas! Ahora mismo no me acuerdo, pero estoy seguro de que alguna ha habido.

  • ¿Ha pasado alguna vez que dejáis todo lo que se está haciendo para hacer algo urgentísimo, de última hora, y que después de revolucionar a todo el equipo y reprogramar las tareas del día no ha servido para nada?

–          Sí, eso ocurre a menudo, tengo mucha carga de trabajo, voy solucionando cada día lo más urgente, lo necesario para atender al cliente antes de que venzan los plazos comprometidos y eso hace que tenga que estar pendiente cada día de los vencimientos.

  • Bueno Mateo, creo que intentando defenderte te estás contestando tú solo, ¿verdad? Un verdadero líder entrena y no dirige, dice “nosotros” en lugar de “yo”, además de saber cómo se hace el trabajo instruye en cómo hacerlo, dice “vamos” en lugar de “ve”,  pregunta en lugar de ordenar, y -sobre todo- desarrolla personas en lugar de utilizarlas, generando entusiasmo.

–          Ya, eso es muy fácil decirlo, pero… ¡lo único que genera entusiasmo es que les suba el sueldo! ¿motivación? ¡la gente pasa de éstas cosas!

  • ¡Claro que pasa!, pero pasa porque tú no te lo crees, si no asumes que tienes que evolucionar en tu estilo de liderazgo, SER de otro modo, COMPROMETERTE, y transmitirlo con convicción, no lograrás el éxito y el compromiso de tu equipo.

¡Ah! y para obtener éxito y compromiso, debes comprometerte TÚ y marcarte tres objetivos iniciales:

  1. Lograr que las cosas cambien poco a poco
  2. Hacer que las personas quieran hacer
  3. Basar la relación con tu equipo en el compromiso

–          Bufff,  ¿y eso cómo se consigue? A mis años es difícil cambiar ¿tú sabrías ayudarme?

  • Claro que sí, nunca es tarde, pero ahí no acaba todo. Una vez que inicias el apasionante reto de capitanear y dirigir tu empresa en lugar de que ella te dirija a ti, se requieren muchos más cambios, en la optimización de tiempos, planificación, relación con tus clientes, marketing…

–          Venga, no te enrolles y dime cuando empezamos. ¡QUIERO SER UN LÍDER!

 

Te espero en pedrovalladolid@impulsocoach.comwww.impulsocoach.com

Written by

The author didnt add any Information to his profile yet

3 Responses to “¡Quiero ser un líder! – Por Pedro Valladolid”

By Antonio - 16 diciembre 2014 Responder

Al margen de que un autoanálisis no suele ser muy acertado, ya que somo jueces de una parte muy interesada, nosotros mismos. Tiene un segundo problema, que hacemos autoanálisis sobre aspectos muy generales, no sobre cosas muy concretas, no sobre los factores clave que marcan la diferencia. Este artículo es un buen ejemplo de ello.

By Pedro - 15 diciembre 2014 Responder

Estoy seguro de que obtendrás una excelente puntuación Juan Carlos. No me cabe duda.Un abrazo.

By Juan Carlos - 15 diciembre 2014 Responder

Pedro, estoy dándole vueltas por tercera vez a todo el artículo. Me estoy puntuando en cada uno de los apartados que citas. Luego recogeré el total y me pongo manos a la obra. Gracias crack.

Leave a Comment